Blog

QuitoEn360 | 13/05/2021 | 0 Comments

El Cucuruchero

Cuenta la leyenda que existió un hombre único y elegante. que de solo mirarlo las mujeres se volvían locas de mor y caían a sus pies

Este hombre tenía un gran corazón. Era tan bueno que cada vez que una mujer quedaba viuda él iba corriendo a consolar a la sufrida desamparada.

Se dice que pasaba días enteros curándoles las heridas del corazón que habían dejado las muertes de sus amados maridos

Dicen que siempre iba disfrazados de cucurucho para no levantar sospechas; tenía frase para despedirse y así sus viudas lo reconocerían, el decía, con leve voz seductora:
«No me vayan a extrañar, que en su corazón me he de quedar»

Los años pasaron, las viudas fueron aumentando y con ello más trabajo para el bondadosos cucurucho

Pero la suerte le jugó una mala pasada y la muerte tocó su puerta. Como no tenía familia se creía que nadie lloraría, pero lo cierto es que en su velorio hubo más de mil mujeres dolidas que lloraban como magdalenas obstinadas

Cuentan que cada una de ellas, con un profundo dolor inexplicable, recordaban que el cucuruchero les dijo un día, en palabras entristecidas, leves y profundas:

«No me vayan a extrañar, que en su corazón me he de quedar»

Fuente: Sempiterno Ábaco de Leyendas – Daniel Villacis

Post Relacionados

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?