Blog

QuitoEn360 | 31/05/2021 | 0 Comments

La Cruz del Ilaló

Cuando se realizaba la evangelización de los pueblos de esta parte del continente americano considerados como salvajes, un sacerdote amante de escalar los cerros, miró al Ilaló como un reto que le invitaba a que subiera.

Así lo intentó por dos ocasiones, pero no avanzó hasta la cima, dada la espesura de la vegetación que en aquel entonces había y la dificultad del terreno.

Se preparó con provisiones para una tercera. Así fue. Salió bien equipado con ánimo de no volver mientras no alcanzara su objetivo.

Parece que pasó de largo hacia la parte que da a Tumbaco o se perdió y no llegó.
Transcurridas dos o tres semanas, la preocupación por el sacerdote desaparecido fue grande, entonces, recolectaron dinero, hicieron una cruz muy alta y lograron subirla con el convencimiento de que, mirándola, el padre pudiera orientarse y regresar.

Hasta el momento el padre no ha llegado, pero la cruz sigue allí todavía.
Ahora, en cambio, se la mira desde cualquier lugar del valle.

Fuente: Goraymi


Post Relacionados

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?