Blog

QuitoEn360 | 21/05/2021 | 0 Comments

Las Hermanas Pi-Chin-Cha

Cuenta la leyenda que en las noches frías, habían tres bellas hermanas. Pi era la más joven y bonita, pero la más perezosa, Chin, la del medio, la más alegre pero la más desordenada. Y Cha, la mayor, la más sabia pero con muy mal carácter.

Un día su padre, que era un gobernante muy poderoso, las reunió y les pidió le tejieran una camisa, y para aquella que lo hiciera mejor sería su bastón de mando.

Todas se afanaron durante trece lunas usando hilos de oro, plata y lana de alpaca, al final le presentaron tres magníficas prendas. La de Cha tenía la propiedad de darle a quien la usaba el conocimiento de todos los shamanes, pero le ponía de mal humor.

La camisa de Chin le daba a quien se la ponía una alegría que ni la más grande tragedia podía alterar, pero así mismo le provocaba desordenarlo todo. Y la de Pi hacía ver a quien la usaba como la persona más hermosa, pero le inducía a no hacer nada.

El padre se probó las tres camisas y comprobó sus cualidades, luego sonrió a sus hijas y les dijo: la tuya, Pi, es como tú, pura belleza y vagancia; la tuya, Chin, es como tú, pura alegría y desorden; y la tuya, Cha, es como tú, pura sabiduría y malgenio; todas son prendas útiles y tejidas con amor, que guardan sus aciertos y defectos, más si las uso todas juntas me convierten en un buen gobernante, por lo cual he decidido que el bastón de mando lo compartirán las tres.

Y por eso cuando Pi toma las decisiones el cielo está despejado y claro, pero suele hacer tanto calor que nadie quiere hacer nada; cuando lo hace Chin, llueve a cántaros, sale el sol, vuelve a llover, y el clima nos desordena la vida; y cuando tiene el bastón de mando Cha hace un frío terrible que nos pone de mal humor. Sin embargo a veces gobiernan las tres juntas y el clima es perfecto.

Fuente: Libros de Pichincha


Post Relacionados

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?